El gusanillo de Visitar Paris
Torre Eiffel

La Torre Eiffel

La famosa Torre Eiffel

La Torre Eiffel está considerada como una de las mayores obras de ingeniería y arquitectónicas del mundo. Su estilizada y esbelta silueta es visible desde cualquier punto de la ciudad y en la actualidad es el símbolo más reconocible de París. También es la atracción turística más visitada del mundo y por lo tanto las largas colas para acceder a ella son una estampa habitual en la ciudad. Lo más aconsejable para minimizar la espera es madrugar, o bien comprar las entradas anticipadamente a través de Internet.

Antes de salir planifique su visita con detalle

En el caso de que llevemos nuestro vehículo, es posible estacionarlo en las inmediaciones de forma gratuita si lo hacemos con la debida antelación. ¡A partir de la hora de apertura de la Torre, el tráfico se intensifica! Ésta está dividida en tres tramos, y en cada uno de ellos las vistas son espectaculares. A las dos primeras plantas se puede acceder por ascensor o por escaleras. Si tomamos esta última opción, habremos de tener en cuenta que son más de 1600 escalones los que deberemos subir.

Aunque no es una visita muy recomendable para aquellos que sufran de vértigo, esta sensación se minimiza en gran parte por la propia estructura de la torre, asentada sólidamente en sus cuatro inmensos soportes, y también por el enrejado protector que cubre la misma. Al contemplar la torre desde la base, vamos a tener la sensación de que el ascenso a la primera planta no reviste dificultad y que ésta no se encuentra a gran altura, sin embargo esta percepción cambia a medida que vamos ascendiendo. Su restaurante Altitude 95 se encarga de recordarnos la altura exacta a la que nos encontramos: 95 metros sobre el nivel del mar.

Unas de las vistas más espectaculares del mundo

La subida por las escaleras hasta la primera planta -sobre todo si se realiza en grupo- puede ser muy divertida, aunque lo más recomendable es utilizar el ascensor. En la primera planta vamos a encontrar un ambiente bullicioso y variopinto. Hay tiendas de recuerdos y artículos relacionados con el monumento y la ciudad en general. Lo más solicitado son los llaveros con la réplica de la torre en miniatura. También existe la posibilidad de comer a base de bocadillos y comida rápida para reponer fuerzas. Al levantar la vista, tendrá una panorámica de la torre realmente sobrecogedora. Por supuesto, es el momento de captar ese instante con su cámara.

Al anochecer la ciudad se llena de romanticismo

Los parisinos suelen decir que existen dos “Torres Eiffel”: La de día y la de noche. Si de día la Torre Eiffel es espectacular, de noche lo es aún más. En la oscuridad y durante los diez primeros minutos de las siguientes horas, la Torre centellea con miles de bombillas que le otorgan un aspecto irreal y mágico.

En ciertas ocasiones muy especiales como lo fue la celebración del bicentenario, la torre se pone su traje más patriótico con su iluminación de los colores nacionales azul, blanco y rojo.

Uno de los mejores y más famosos restaurantes

Como hemos comentado anteriormente, la subida a la torre consta de tres tramos. Al último de ellos se accede exclusivamente en ascensor y está reservado tan sólo para los valientes aunque como recompensa las vistas que se obtienen son unas de las más espectaculares del mundo. Aquí se encuentra uno de los mejores y más famosos restaurantes de todo el país: El Jules Verne, al mando del genial chef Alain Ducasse, poseedor de una estrella Michelín. El establecimiento está situado en un enclave único. Sus precios están en consonancia con el lugar, es decir, no al alcance de todos los bolsillos por lo que antes de reservar mesa conviene informarse para evitar sorpresas posteriores.

Este restaurante es uno de los enclaves más románticos de la ciudad, que ya de por sí es conocida como la Ciudad del Amor. No hay nada más romántico que cenar a la luz de las velas en uno de los restaurantes más prestigiosos y mediáticos del mundo. Famosos como Tom Cruise y Katie Holmes se comprometieron aquí y son innumerables los famosos que han disfrutado de una cena romántica en el Jules Verne. Las vistas que se pueden contemplar desde la torre de la ciudad iluminada a nuestros pies, puede sonar a tópico pero realmente es una experiencia única. No se pierda la experiencia de vivir unos momentos intensos y bellísimos que no experimentará todos los días. Disfrute del momento y consérvelo en su memoria.

Qué ver en París

La Torre Eiffel

Torre Eiffel

Lo más emblemático de París.

El Arco del Triunfo

Arco del Triunfo

El gran símbolo napoleónico.

El Río Sena

Río Sena

El río y sus famosos bateaux-mouche.

El Museo Louvre

Museo Louvre

Lo más conocido de Buenos Aires.

El Moulin Rouge

Moulin Rouge

El cabaret por excelencia.

Guía de turismo

Síguenos

Botón para seguir a Visitar Paris en el Twitter Botón para seguir a Visitar en el facebook Botón para seguir a Visitar en el Google+ Botón para seguir a Visitar Paris en el Pinterest

Marcapáginas

Elige cómo

Enviar esta página

Clic aquí para enviar

Fotos

Deja tu comentario

Dinos que opinas

Nombre completo *
Correo electrónico *
Stio web
Comentario

Comparte la página

Empecemos a compartir

El autor

Estrella Fernández

Foto de Estrella Fernández redactor de contenido para las webs de Visitar
Sobre Estrella

El primer tuit

Para los tuiteros

El primero

Primero en el Facebook

Dale un +1

El primero en darle +1

Botón para darle La Torre Eiffel un Google +1

Anunciantes

Mira esto

Sitemap - ¿Quiénes somos? - Política de privacidad - Trabajo
Parte de Visitar.com la red de turismo.

Visitar Paris es parte de la red de turismo de Visitar.com © 2018